Ser Madre… de adolescentes

De repente te das cuenta, te has montado en el coche con tu hija, se acaba de sacar el carné de conducir y vas sentada en el asiento de copiloto, moviendo involuntariamente los pies y mordiéndote la lengua para no gritar. Dos gotas de sudor por la espalda y rezando para que no se interponga ningún agresivo en el camino.
Al día siguiente le dejas las llaves y la lista de la compra. Mientras, te vas a Ikea con tu marido a buscar unas asas para los armarios, en un momento  se te ha pasado la mañana y  miras el móvil: dos llamadas perdidas de tu hijo, sabes que se ha montado en el coche con tu hija. Aún no has comprado las asas, a pesar de haber recorrido prácticamente toda la tienda y llevar el carro lleno de cosas y una lista interminable de paquetes de “hágaloustedmismo” pendiente de recoger en la parte del final de la tienda. Llamas al móvil y nadie contesta, ni uno, ni otro, tampoco en casa… ¿Qué habrá pasado? ¿Habrán tenido un accidente ? ¿Se encuentran conscientes, heridos, solos?…
Cuando llegas a casa el coche está en su sitio, la compra hecha y los adolescentes alegres escuchando música bajo sus cascos , mirando de frente a la pantalla de ordenador uno, tomando el sol en la terraza el otro.

Ha llegado el verano, fín del curso y comienzo de los viajes de interrail: 20 días sin poder ver a tu hija. Ahora existen los móviles, whatsapp y skype, pero a pesar de ellos, o precisamente por ellos, dos días sin saber nada son un suplicio. ¿Perderán la documentación?, ¿Les robarán?, ¿Se quedarán sin dinero? ¿Pasarán hambre?. Y millones de cosas que nunca te contarán. Y si te las cuentan, peor. No sabes que prefieres. Todos los consejos que le hemos dado no sirven, la propia experiencia es lo que enseña. Porque, aunque les preparemos para determinadas cosas que nos han pasado también a nosotros, surgirán otras que nosotros no hemos vivido, que tendrán que experimentar ellos, o no habrá sido suficiente para prevenirles. Algunos consejos les ayudarán y en cambio, otras veces, la experiencia de otro amigo, los consejos de otro amigo, son los que les servirán (aunque a veces sea el mismo que le has dado tu).

Bachiller

 Hay momentos que se graban en la memoria de manera especial, de forma imborrable.
Me acuerdo muy bien cuando terminé el C.O.U. e hice el examen de Selectividad…
Por fin se acababa una etapa, dejaba atrás la infancia y empezaba otra nueva. Poder poner en práctica todos tus propósitos para conseguir tus sueños. Tomar las riendas de tu vida, tus propias decisiones y empezar a volar solo.
Ahora le ha llegado el turno a ella.
El esfuerzo ha sido titánico.
El resultado muy satisfactorio.

Estoy muy orgullosa
Felicidades María

Qué hacer con nuestros hijos

¿tienes hijos?
¿puedes considerarlos todavía niñ@s?
Queridos madres y padres blogueros : Os voy a comentar una página que puede ser interesante para aquellos que buscan información sobre “el Ocio en Familia” en la Web.
http://www.conloshijos.es/


Yolanda y María han montado esta aventura interactiva donde se pretende intercambiar información sobre cómo pasar el rato con nuestros hijos haciendo las cosas de siempre y también las últimas novedades.
Como inicio interactivo intenta contestar a las cuestiones siguientes:

  • 1. Tu plan ideal con los peques
  • 2. Un restaurante para ir con tus hijos
  • 3. Un museo para llevar a los niños
  • 4. Una web/blog para compartir con ellos
  • 5. Una excursión/viaje
  • 7. Una peli u obra de teatro imprescindibles
  • 8. Un libro para iniciarlos en la lectura
  • 9. Una canción para recordar
  • 10. La mayor duda no resuelta que hayas tenido en relación con tus hijos

También puedes unirte a su pagina de facebook
Mucha suerte a ambas con este proyecto.

AUTOESTIMA

Una de las cuestiones que más me preocupa de la educación de nuestros hijos es la capacidad que tenemos de incidir en su autoestima.
De un plumazo un comentario, un gesto o la falta de ellos puede socavar la imagen que se tiene de uno mismo, la confianza en uno mismo.
El ten con ten de la educación familiar es saber afianzar su autoestima, sin pasarse a fomentar su ego.
Hay que estar alerta y cuanto mayores son intervenir de forma más delicada y sutil para no “dirigir” su vida sino sugerir, apoyar, fomentar sus ideas y actos de forma que la autoconfianza les lleve a ser mejores personar y sobre todo personas felices.
A veces hay que actuar con energía, es inevitable, cuando la situación se ha dejado llevar demasiado o cuando por sus características la actitud en cuestión requiera un impacto emocional fuerte para que se reaccione.
Tengo que agradecer cómo a pesar de que no venimos al mundo con un MANUAL , mis padres lo supieran hacer con tanto acierto, favoreciendo nuestra autoestima, haciéndonos sentir seres librepensantes,con capacidad de tomar decisiones y participar en el gobierno familiar.
Tengo que agradecer que tengo una pareja con una sensibilidad especial, con una preocupación y sentido de la responsabilidad hacia sus hijos que va más allá de la devoción.
Mucha suerte a los que inician el camino, los que lo hacemos cada día ,mejor o peor y a los que lo harán tarde o temprano .