Ser Madre… de adolescentes

De repente te das cuenta, te has montado en el coche con tu hija, se acaba de sacar el carné de conducir y vas sentada en el asiento de copiloto, moviendo involuntariamente los pies y mordiéndote la lengua para no gritar. Dos gotas de sudor por la espalda y rezando para que no se interponga ningún agresivo en el camino.
Al día siguiente le dejas las llaves y la lista de la compra. Mientras, te vas a Ikea con tu marido a buscar unas asas para los armarios, en un momento  se te ha pasado la mañana y  miras el móvil: dos llamadas perdidas de tu hijo, sabes que se ha montado en el coche con tu hija. Aún no has comprado las asas, a pesar de haber recorrido prácticamente toda la tienda y llevar el carro lleno de cosas y una lista interminable de paquetes de “hágaloustedmismo” pendiente de recoger en la parte del final de la tienda. Llamas al móvil y nadie contesta, ni uno, ni otro, tampoco en casa… ¿Qué habrá pasado? ¿Habrán tenido un accidente ? ¿Se encuentran conscientes, heridos, solos?…
Cuando llegas a casa el coche está en su sitio, la compra hecha y los adolescentes alegres escuchando música bajo sus cascos , mirando de frente a la pantalla de ordenador uno, tomando el sol en la terraza el otro.

Ha llegado el verano, fín del curso y comienzo de los viajes de interrail: 20 días sin poder ver a tu hija. Ahora existen los móviles, whatsapp y skype, pero a pesar de ellos, o precisamente por ellos, dos días sin saber nada son un suplicio. ¿Perderán la documentación?, ¿Les robarán?, ¿Se quedarán sin dinero? ¿Pasarán hambre?. Y millones de cosas que nunca te contarán. Y si te las cuentan, peor. No sabes que prefieres. Todos los consejos que le hemos dado no sirven, la propia experiencia es lo que enseña. Porque, aunque les preparemos para determinadas cosas que nos han pasado también a nosotros, surgirán otras que nosotros no hemos vivido, que tendrán que experimentar ellos, o no habrá sido suficiente para prevenirles. Algunos consejos les ayudarán y en cambio, otras veces, la experiencia de otro amigo, los consejos de otro amigo, son los que les servirán (aunque a veces sea el mismo que le has dado tu).

Anuncios

Mi niña

Llegan las rebajas y las adolescentes como mi hija están deseando arrastrar a su madre de tienda en tienda en la búsqueda de gangas, cutre-gangas y supergangas. Ella está de vacaciones, pero yo, salgo de trabajar, sin comer, con el calorcillo juliano de Madrid y las varices tirando de mis piernas hacia el suelo, dispuesta a conseguir alguna prenda estupenda y a buen precio. A ella le queda todo de muerte y claro, le compraría todo. ¿Cómo negarme a comprarle lo que yo me compraría si me lo pudiera poner? . Cuando ya casi no siento las piernas y hemos visitado varias tiendas y estamos a punto de irnos nos cruzamos con un grupo de jóvenes, más próximo a los veinte que a los 15. Al pasar a nuestro lado veo, con auténtico horrror, la mirada obscena y lujurioso de uno de ellos sobre mi hija, que pasa imperturbable. Y no es la primera vez que noto que se la queden mirando, pero no así. Y realmente sentí las ganas de decirle algo …!A mi niña no¡ ¿eh?. Me hubiera puesto como un marido celoso de los de antes, delante de él , le hubiera levantado el dedo y mirado firmemente a los ojos, retandole. Sentí  rabia e impotencia, para nada orgullo, y asco. No es porque la miren con admiración o incluso deseo, sino que la miraba como un objeto. Y me acordé cuando era pequeña, la grababa en vídeo y cantaba una canción del cole:

Vamos al colegio
Vamos a estudiar!
Hago bien las cosas,
leo y se escribir.
Pinto y coloreo
¡Qué fenomenal!

A Dios pongo por testigo…

Algún día me atreveré y daré fin a la esclavitud del tinte. Dejaré que mi cabellera plateada luzca, en correspondencia a la anciana que se alojó en mí hace unos años y que día a día pugna por salir. Haré como mi abuela Agustina, que un día dijo “Ya estoy harta” y su cabeza, como su pensamiento, blanco, bello , sobresalía con soltura entre los libros, humo de cigarrillos y demás actividades del Ateneo de Madrid. El Ateneo que supo reconocer su trabajo , aunque fuera después de irse.
Nunca llegaré a ser como ella, pero tan sólo con acercarme mínimamente a ella en su lucha, su tenacidad, su sentido de la ética, me sentiré orgullosa.
Los genes nos hacen parecernos a nuestros seres queridos y a veces nos dan lo mejor, pero también lo peor. Somos acervo genético de nuestros padre y abuelos. Que orgullo.

¿Pero por qué, madre,? ¿Por qué las canas?

Mi mamá lo arregla todo, todo y todo

Los tiempos ya no son como eran. Ya estoy harta de ser fontanera, electricista, costurera, técnica de sonido, técnica informático -internet no me funcionaaaa …
¡Mamá no funciona Imagenio! ¡mamá no se enciende la luz del pasillo!, ¡mamá no sale agua caliente!, ¡mamá no hay leche!…

Y además de hacer de todo esto una es la “mamita” linda para curar las heridas y tratar la fiebre. Para consolar los desengaños. Para escuchar los enfados. Para sonreír a la amargura.

Y además llegar con una sonrisa a trabajar, porque ésto es lo que a una le gusta. Hay que ser dinámica sin tropezar, colaboradora pero sin sumisión, innovadora pero sin arrogancia.

Cuantas caretas hay que ponerse para que los demás nos devuelvan una sonrisa de complicidad que te diga, vale, nena, lo estás haciendo muy bien, sigue así.

Todo esto lo hago porque me sale de dentro. No necesito que me aplaudan.
Pero a veces se hace difícil.
Sólo espero que cuando yo no pueda, alguien me diga, no te preocupes ,ya lo arreglo yo 🙂

de sonsomar Publicado en madre

…San Isidro

Pues tengo que decir que ese estupendo día de San Isidro que ya os he contado, mi queridísima madre, mientras nos íbamos a comer al Wok, se quedó pintando en mi casa unas mesillas estupendas que me las va a dejar maravillosas con su habilidad habitual y su gusto exquisito. Hay que decir que le dijimos que se viniera a comer y no quiso. No la esclavizo, fue algo voluntario.
Qué mona ella, con sus vaqueros y su brocha. Cuando estén terminadas ya subiré la foto correspondiente para que todos podáis admirar su creatividad.
¡Tengo una madre divina!

DÍA DE LAS MAMIS


Que felicidad de día.

Primero he recibido dos regalos ,un perfume y un reloj-manualidad de mi hijo Juan que me ha hecho con todo su amor en el colegio.
Depués nos hemos ido a casa de mi madre. Nos ha preparado una estupenda comilona, como siempre con unos esquisitos aperitivos y una presentación lujosísima y regado de buenos vinos.
Gracias mami por esta estupenda velada, siempre de éxito por su contenido alimenticio como por la amena conversación que nos inspira, incluso a los más infantes.
Mi hermano nos ha regalado a las mamis de la casa Un chocolate con pétalos de rosa de San Onofre. Gracias, Gonza.
Le hemos dado a la mamma su regalo: Un mantón de Manila . Era una de las cosas que quería. La otra llegará en otra ocasión. Espero que lo disfrutes.
Luego Nacho le ha hecho algún arreglo floral en la terraza que ha sido generosamente agradecido.
Lo hemos pasado fenomenal.
FELIZ DIA PARA TODAS LAS MADRES

DÍA DE LAS MAMIS


Que felicidad de día.

Primero he recibido dos regalos ,un perfume y un reloj-manualidad de mi hijo Juan que me ha hecho con todo su amor en el colegio.
Depués nos hemos ido a casa de mi madre. Nos ha preparado una estupenda comilona, como siempre con unos esquisitos aperitivos y una presentación lujosísima y regado de buenos vinos.
Gracias mami por esta estupenda velada, siempre de éxito por su contenido alimenticio como por la amena conversación que nos inspira, incluso a los más infantes.
Mi hermano nos ha regalado a las mamis de la casa Un chocolate con pétalos de rosa de San Onofre. Gracias, Gonza.
Le hemos dado a la mamma su regalo: Un mantón de Manila . Era una de las cosas que quería. La otra llegará en otra ocasión. Espero que lo disfrutes.
Luego Nacho le ha hecho algún arreglo floral en la terraza que ha sido generosamente agradecido.
Lo hemos pasado fenomenal.
FELIZ DIA PARA TODAS LAS MADRES

Las Madres

Un hij@ es siempre un hij@. Para una madre, no importa la edad que tenga, ni la indepencia económica y sentimental que tenga. Siempre es nuestro niñ@. Nos duele, cuando les duele a ellos. Queremos evitarles ese dolor aunque sabemos que no podemos. Nos pondríamos en su lugar para evitarles cualquier mal o decepción. Pero por encima de todo la salud de nuestro niñ@ es lo más sagrado. Cualquier décima o tos nos inquieta y nos desvela. Cuando salen por la noche, no pegamos los párpados hasta que se oye la puerta cuando llegan a las 6, 7 u 8 de la mañana . ( todavía no es mi caso, pero ya llegará). Y eso se reparte para todos y cada uno de nuestros hijos, para los que tienen varios. Es un oficio para toda la vida, no acaba ni cuando los casamos ¿verdad mami?.
Así es Asun, que es toda una madre, tiene la habilidad de combinar la modernidad con la madre clásica. Esa madre que guisa cómo nadie, te plancha y te cose , que ajusta el presupuesto, gobernando su casa con diplomacia y maestría, pero que está en este mundo del siglo XXI, pues lleva trabajando desde siempre. Es una Jabata. Aguanta de pié con buen humor horas y horas. Es una excelente enfermera que cuando acaba la jornada del hospital ya está pensando en cómo gestionar su hogar. Sale de trabajar y a hacer la compra, guisar para el día siguiente, planchar y recoger su casa.
Se nota que ama su trabajo y ama su hogar.
Es un placer trabajar con ella y tengo el honor de compartirla con su familia algunos ratos en el hospital y algún que otro Sábado más o menos intenso.
Porque te quiero Asun te deseo lo mejor para tí y para tus niñ@s.
de sonsomar Publicado en madre

Las Madres

Un hij@ es siempre un hij@. Para una madre, no importa la edad que tenga, ni la indepencia económica y sentimental que tenga. Siempre es nuestro niñ@. Nos duele, cuando les duele a ellos. Queremos evitarles ese dolor aunque sabemos que no podemos. Nos pondríamos en su lugar para evitarles cualquier mal o decepción. Pero por encima de todo la salud de nuestro niñ@ es lo más sagrado. Cualquier décima o tos nos inquieta y nos desvela. Cuando salen por la noche, no pegamos los párpados hasta que se oye la puerta cuando llegan a las 6, 7 u 8 de la mañana . ( todavía no es mi caso, pero ya llegará). Y eso se reparte para todos y cada uno de nuestros hijos, para los que tienen varios. Es un oficio para toda la vida, no acaba ni cuando los casamos ¿verdad mami?.
Así es Asun, que es toda una madre, tiene la habilidad de combinar la modernidad con la madre clásica. Esa madre que guisa cómo nadie, te plancha y te cose , que ajusta el presupuesto, gobernando su casa con diplomacia y maestría, pero que está en este mundo del siglo XXI, pues lleva trabajando desde siempre. Es una Jabata. Aguanta de pié con buen humor horas y horas. Es una excelente enfermera que cuando acaba la jornada del hospital ya está pensando en cómo gestionar su hogar. Sale de trabajar y a hacer la compra, guisar para el día siguiente, planchar y recoger su casa.
Se nota que ama su trabajo y ama su hogar.
Es un placer trabajar con ella y tengo el honor de compartirla con su familia algunos ratos en el hospital y algún que otro Sábado más o menos intenso.
Porque te quiero Asun te deseo lo mejor para tí y para tus niñ@s.
de sonsomar Publicado en madre