Ser Madre… de adolescentes

De repente te das cuenta, te has montado en el coche con tu hija, se acaba de sacar el carné de conducir y vas sentada en el asiento de copiloto, moviendo involuntariamente los pies y mordiéndote la lengua para no gritar. Dos gotas de sudor por la espalda y rezando para que no se interponga ningún agresivo en el camino.
Al día siguiente le dejas las llaves y la lista de la compra. Mientras, te vas a Ikea con tu marido a buscar unas asas para los armarios, en un momento  se te ha pasado la mañana y  miras el móvil: dos llamadas perdidas de tu hijo, sabes que se ha montado en el coche con tu hija. Aún no has comprado las asas, a pesar de haber recorrido prácticamente toda la tienda y llevar el carro lleno de cosas y una lista interminable de paquetes de “hágaloustedmismo” pendiente de recoger en la parte del final de la tienda. Llamas al móvil y nadie contesta, ni uno, ni otro, tampoco en casa… ¿Qué habrá pasado? ¿Habrán tenido un accidente ? ¿Se encuentran conscientes, heridos, solos?…
Cuando llegas a casa el coche está en su sitio, la compra hecha y los adolescentes alegres escuchando música bajo sus cascos , mirando de frente a la pantalla de ordenador uno, tomando el sol en la terraza el otro.

Ha llegado el verano, fín del curso y comienzo de los viajes de interrail: 20 días sin poder ver a tu hija. Ahora existen los móviles, whatsapp y skype, pero a pesar de ellos, o precisamente por ellos, dos días sin saber nada son un suplicio. ¿Perderán la documentación?, ¿Les robarán?, ¿Se quedarán sin dinero? ¿Pasarán hambre?. Y millones de cosas que nunca te contarán. Y si te las cuentan, peor. No sabes que prefieres. Todos los consejos que le hemos dado no sirven, la propia experiencia es lo que enseña. Porque, aunque les preparemos para determinadas cosas que nos han pasado también a nosotros, surgirán otras que nosotros no hemos vivido, que tendrán que experimentar ellos, o no habrá sido suficiente para prevenirles. Algunos consejos les ayudarán y en cambio, otras veces, la experiencia de otro amigo, los consejos de otro amigo, son los que les servirán (aunque a veces sea el mismo que le has dado tu).

Anuncios

En el país de los tuertos…

…Mi hija es la reina. Por eso hoy la he felicitado cuando ha aparecido con un 6 en el examen de Trigonometría. Todo en su contexto, en su tiempo. A muchos de nuestros adolescentes les hace falta una inspiración para entender, como Muriel Barbery con la gramática en ” La Elegancia del erizo” los entresijos , el mecanismo íntimo de las matemáticas.
Cuando el otro día acudió a mí para solucionar algunas dudas de la Trigonometría y yo me senté a su lado, comprendí con
horror su incomprensión. ¿Dónde estaba todo lo que aprendí? ¿Cómo iba a poder ayudarla si yo era una ciega más?
Sentí impotencia, desesperación , estupefacción y pena, una gran pena por comprobar que no era capaz de ayudar a mi hija, como cuando era pequeña y la ayudaba con los problemas. Sin embargo me coloqué la careta de “madresabelotodo” y me puse a mirar el cuaderno en busca de la solución. Pero fue ella, sólo ella la que supo solucionarlo.
Enhorabuena María

EL TIEMPO ES ORO

Que barbaridad, decirme que si juego al paddel o al tenis… Es que tengo antebrazos de tenista!!!!
Si , creedlo.
Para mí es un honor que alguien 10 ó 15 años menor que yo se fije en mis músculos, aunque sean los del antebrazo.
Hace dos años me compré la raqueta de paddel, pero he bajado dos o tres veces a jugar. Me da pereza, la verdad.
Últimamente llego a casa tan cansada, mental y físicamente que sólo me apetece no hacer nada y navegar en el océano de internet.
Además tengo dos hijos en la ESO, sobre todo el pequeño, en primero, me necesita para que no se tuerza, que el cambio a la ESO se nota, ya lo pasé con la mayor. La mayor en tercero, aunque tercero es más difícil ella ya sabe como enfocarlo, la veo más centrada. Lo pasará mal, pero ahora tiene las armas para enfrentarlo.
Creo que este momento es precisamente cuando más me necesitan los hijos, en calidad sobre todo. Estar en el momento justo, aunque dejándolos solos para tomar sus decisiones y asumir sus errores, pero estar ahí para cuando lo necesitan, aún cuando ellos no son conscientes de que te necesitan. Y ayudarles con nuestro silencio, nuestro saber escuchar, con nuestro apoyo a sus proyectos e ilusiones. Que sepan que te gustaría ir con ellos al cine, aunque respetes que ellos no quieran contigo.

El Crepúsculo

Hay tres cosas de las que estoy

completamente segura.

Primera, Edward es un vampiro.

Segunda, una parte de él

se muere por beber mi sangre.

Y tercera,

estoy total y perdidamente

enamorada de él.

La trilogía de Stephenie Meyer va a ser llevada al cine. Esto promete para los adolescentes. Al parecer el estreno está previsto para Noviembre en EEUU, aprovechando que se retrasa el estreno de Harry Potter 6.
Mi hija, preadolescente, se ha devorado literalmente los tres libros. Es más, ha exigido la compra del tercer tomo con desesperación. Los ha leído sin parar. Por fín ha conseguido engancharse a la lectura. Ha descubierto el placer de la lectura y ahora busca a toda costa engancharse a cualquier libro. Es una suerte para mí y para ella que haya ocurrido. Lo celebro.
En Octubre sale el próximo tomo de la saga, al menos en España. En inglés ya está disponible desde agosto.
El interés de María por la saga le ha llevado a querer convencerme para que la lea. El amor de madre, y las ganas de compartir con ella esta nueva (para ella) pasión, me obligan a hacerlo. Así que dentro de poco estaré inmersa en esta historia de amor vampírico adolescente.
Que le vamos a hacer, hay cosas peores y una hija es una hija.

El Crepúsculo

Hay tres cosas de las que estoy

completamente segura.

Primera, Edward es un vampiro.

Segunda, una parte de él

se muere por beber mi sangre.

Y tercera,

estoy total y perdidamente

enamorada de él.

La trilogía de Stephenie Meyer va a ser llevada al cine. Esto promete para los adolescentes. Al parecer el estreno está previsto para Noviembre en EEUU, aprovechando que se retrasa el estreno de Harry Potter 6.
Mi hija, preadolescente, se ha devorado literalmente los tres libros. Es más, ha exigido la compra del tercer tomo con desesperación. Los ha leído sin parar. Por fín ha conseguido engancharse a la lectura. Ha descubierto el placer de la lectura y ahora busca a toda costa engancharse a cualquier libro. Es una suerte para mí y para ella que haya ocurrido. Lo celebro.
En Octubre sale el próximo tomo de la saga, al menos en España. En inglés ya está disponible desde agosto.
El interés de María por la saga le ha llevado a querer convencerme para que la lea. El amor de madre, y las ganas de compartir con ella esta nueva (para ella) pasión, me obligan a hacerlo. Así que dentro de poco estaré inmersa en esta historia de amor vampírico adolescente.
Que le vamos a hacer, hay cosas peores y una hija es una hija.

El Crepúsculo

Hay tres cosas de las que estoy

completamente segura.

Primera, Edward es un vampiro.

Segunda, una parte de él

se muere por beber mi sangre.

Y tercera,

estoy total y perdidamente

enamorada de él.

La trilogía de Stephenie Meyer va a ser llevada al cine. Esto promete para los adolescentes. Al parecer el estreno está previsto para Noviembre en EEUU, aprovechando que se retrasa el estreno de Harry Potter 6.
Mi hija, preadolescente, se ha devorado literalmente los tres libros. Es más, ha exigido la compra del tercer tomo con desesperación. Los ha leído sin parar. Por fín ha conseguido engancharse a la lectura. Ha descubierto el placer de la lectura y ahora busca a toda costa engancharse a cualquier libro. Es una suerte para mí y para ella que haya ocurrido. Lo celebro.
En Octubre sale el próximo tomo de la saga, al menos en España. En inglés ya está disponible desde agosto.
El interés de María por la saga le ha llevado a querer convencerme para que la lea. El amor de madre, y las ganas de compartir con ella esta nueva (para ella) pasión, me obligan a hacerlo. Así que dentro de poco estaré inmersa en esta historia de amor vampírico adolescente.
Que le vamos a hacer, hay cosas peores y una hija es una hija.