Domingos de placer

Nunca fui de despertarme tarde, ni de remolonear en la cama… Pero cada vez me gusta más no madrugar los domingos, la falta de sueño de toda la semana. En cuanto me despierto , eso si, me levanto. Demorar todo lo posible las ingratas tareas domésticas, mientras tecleo en mis juguetes informáticos varios, curioseando por las redes sociales virtuales, con Òlafur Arnalds de fondo y mi taza de café alargada lo más posible. 

Sentada en la mesa de la cocina mientras va terminando de despertar el resto del mundo que ha imitado mi perezoso amanecer, gozando del silencio y de la música. Y un baño de espuma con música de fondo y la lectura de turno.
Os lo recomiendo, no os lo perdais.
 El resto del domingo es aleatorio.
Anuncios

Un comentario el “Domingos de placer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s